Categorías
Botiquín Emociones

Saludo al Sol.

¿QUÉ ES EL SALUDO AL SOL?

El saludo al Sol son 12 movimientos de yoga, que están compuestos por 7 asanas (posturas). El saludo al Sol puedes hacerlo a cualquier hora. 

Lo recomendable es hacerlo cuando sales de la cama
temprano, si lo haces al aire libre estarás realmente 
saludando al sol!.  

Aunque puedes hacerlo donde quieras!.

El principal objetivo del saludo al Sol es estirar el cuerpo, aumentar la flexibilidad del cuerpo, ayudar al buen funcionamiento de los órganos, además sirven para controlar la respiración y favorecer la concentración.

Es un ejercicio muy completo, que se realiza en poco tiempo.

Cada asana tiene sus beneficios: 

ASANA 1

Si se practica poniendo la mente en ello, nos ayudará a equilibrar nuestra postura y a evitar sobrecargas en la columna. Es habitual cargar el peso del cuerpo más sobre un pie que el otro, sobre los talones o sobre las puntas, o incluso sobre los bordes del pie.
No somos conscientes de ello, y la prueba es si miramos las suelas de los zapatos el resultado nunca es uniforme.
Esta primera asana, si se realiza con consciencia, nos ayuda a detectar todos estos desequilibrios con el objetivo de llegar a dominar una postura correcta.
Mantener las caderas contraídas, meter vientre y abrir pecho nos otorgan ligereza de cuerpo y de mente.

ASANA 2 

En esta postura, al extender y subir los brazos, realizamos una apertura de la caja torácica y liberamos la musculatura intercostal, con lo que nuestra capacidad pulmonar aumenta y la respiración se facilita y mejora.
La columna vertebral se alinea y alarga, con lo que mejoramos nuestra postura.
Los omóplatos se activan, el tórax se alinea y alarga.
Se tonifican los órganos y todo el cuerpo se beneficia de esta estimulación sanguínea generalizada.
Esta asana nos ayuda cuando estamos bajas de animo.

ASANA 3 

Esta postura tonifica el hígado, el bazo y los riñones. Cura dolores de estómago y también alivia los dolores de vientre debidos a la menstruación. Los órganos abdominales se tonifican y la secreción gástrica aumenta, de ahí que las personas con problemas gástricos o hinchazón se beneficien tanto de ella. En esta posición los latidos del corazón se ralentizan y debido a la gran oxigenación, se rejuvenecen los nervios espinales,
Mantenida durante dos minutos o más, este asana tiene un efecto especialmente calmante: las células cerebrales se oxigenan y uno se siente más fresco y tranquilo.

ASANA 4 

En esta postura los órganos abdominales también se tonifican y resulta beneficiosa para trastornos gástricos en general.
La característica principal de esta postura es la posición de concavidad de la espalda, que beneficia en gran manera a todas aquellas personas que padezcan de hernias discales.

ASANA 5 

Esta postura fortalece en especial los brazos, sobre todo, los tríceps, y también las muñecas, que ganan mayor movilidad y potencia.
La segunda principal característica de esta postura, si está bien hecha, es que se contrae y, por tanto, tonifica todos los órganos abdominales.

ASANA 6

Esta asana refuerza la columna y cura los dolores de espalda. Esta postura rejuvenece toda la columna vertebral.
Especialmente buena para aquellos que padezcan dolores de espalda en general, de espalda rígida, así como de lumbago, ciática o hernia discal.
Por otra parte, debido a que el pecho se expande, los pulmones ganan en elasticidad. Expande el tórax y tonifica toda la columna.
Favorece en especial la circulación de la zona pélvica, con lo que mantiene a esta zona en perfecto estado, importantísimo en el caso de las mujeres y para evitar incontinencias y descenso de órganos en ambos sexos.

ASANA 7 

Permanecer un tiempo en ella aleja el cansancio y nos da energía.
Es especialmente buena para los corredores después de una carrera agotadora, además de darles rapidez y ligereza en las piernas.
De la misma forma, alivia el dolor de talones, refuerza tobillos y moldea las piernas.
Alivia la rigidez en la zona de los omoplatos, así como la artritis de hombro.
Fortalece los músculos abdominales.
Ralentiza el ritmo cardiaco (al empujar el diafragma hacia el tórax), con lo cual también es calmante.
Pero la mejor propiedad de esta postura es que, además de estirar completamente el tronco, oxigenará toda la parte superior del cuerpo con sangre nueva y limpia del corazón, rejuvenecerá las células de la parte superior del cuerpo, en especial, las del cerebro. Ganaras vigor y te  liberas de la fatiga.

El resto de la serie consiste en repetir las 5 primeras asanas, pero en orden inverso.

Para realizar de manera efectiva el ejercicio, y este nos aporten beneficios, es esencial combinar las asanas con la respiración en el movimiento. Empieza una serie de 3 ciclos a la semana, la otra semana aumentas a 6 ciclos, la otra semana a 9 ciclos y así hasta llegar a 12 ciclos diarios.

Usamos cookies propias y terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas, consideramos que aceptas su uso.    Leer más
Privacidad